Historia del teatro negro

El teatro negro, como muchas otras cosas importantes, nació en la antigua China. El primer espectáculo de teatro negro fue creado para entretener al Emperador, y en realidad fue un juego de sombras: los chinos usaron luces de velas para realizar un espectáculo de sombras en una pantalla blanca. Este estilo teatral se hizo popular y alrededor del siglo XVIII el arte fue transferido a Japón, donde comenzó a usarse en el tradicional teatro de marionetas japonés “bunraku”.
Las técnicas del teatro negro moderno también se utilizaron al comienzo de la cinematografía, cuando las técnicas cinematográficas todavía estaban demasiado “en pañales”. Muchos artistas (incluido George Méliés) utilizaron técnicas de teatro negro para retratar las ideas que nacieron en sus mentes.
El teatro negro moderno se creó en la década de 1950, principalmente gracias a la iniciativa del artista francés de vanguardia Georg Lafay, a quien, por lo tanto, a menudo se le conoce como el padre del teatro negro.
Con esta época está relacionada la invención de la lámpara ultravioleta, que en los años sesenta y setenta, durante los hippies, se convirtió en una moda entre los jóvenes que buscaban nuevos colores como símbolo de libertad.
Al mismo tiempo, se estaba creando un nuevo lenguaje mágico de teatro en Praga, Checoslovaquia, un nuevo tipo de teatro que ofrece posibilidades y colores previamente desconocidos.
El nuevo tipo de teatro requería oscuridad total, un amplio uso de materiales negros, pintura negra y también iluminación ultravioleta, que ofrecía una amplia gama de todos los demás colores.
El secreto del teatro negro es la luz ultravioleta, también llamada “luz negra”, y salas de teatro oscuras, envueltas en tela negra. Una combinación poco convencional le dio a este tipo específico de teatro su nombre actual: teatro negro.
Mucha gente afirmó que los orígenes de este género artístico en Checoslovaquia también fueron el comienzo de la era comunista. La gente también ha usado este tipo de teatro y escena teatral para comunicar información importante de los círculos gubernamentales. Es por eso que estas declaraciones de protesta específicas también se denominaron teatro negro.

En la década de 1990, después de la „Revolución de terciopelo“, muchos artistas checos comenzaron a desarrollar y promover los principios del teatro negro. Fueron ellos quienes contribuyeron a aumentar su reputación y declararon a Praga la capital del teatro negro. Y es por eso que estamos contando una historia fantástica en Praga que utiliza estas increíbles técnicas del teatro negro moderno.